jueves, 1 de enero de 2009

LA FORMACIÓN DE LOS DIRIGENTES














Fuego sobre hielo

Autora: Amelia Díez Cuesta www.momgallery.com


SÓLO LA FORMACIÓN DE LOS DIRIGENTES HACE AVANZAR O RETROCEDER AL SER HUMANO, PORQUE NO SOMOS ANIMALES GREGARIOS SINO ANIMALES DE HORDA.

En su marcha ordinaria cada uno sabe que la vida no se detiene verdaderamente en los cadáveres que ella hace. Los peces grandes se comen a los pequeños, o aún habiéndolos matado no los comen, no los comen.

Más que un animal gregario somos un animal de horda, un elemento constitutivo de una horda conducida por un jefe.

En el mundo que cae bajo la influencia de Estados Unidos, en su horda, no ocurre nada que Estados Unidos no quiera, por eso que la lucha fraticida entre Israel y Palestina está bajo su control. ¿No será que Estados Unidos aprieta el botón donde le duele a Israel , su suceso traumático a ser exterminado, para dominar en una zona que sería un poder diferente si se aliaran Israel y Palestina?

Al principio , en la pequeña horda humana, la fuerza muscular era la que decidía a quien pertenecía qué, y qué era lo que debía llevarse a cabo. Al poco tiempo la fuerza muscular fue sustituida por el empleo de herramientas y triunfó aquel que poseía las mejores armas o el que sabía emplearlas con mayor habilidad. Con las armas, la superioridad intelectual comienza a ocupar la plaza de la fuerza muscular, pero el objetivo de la lucha sigue siendo el mismo: por el daño que se le inflige o por la aniquilación de sus fuerzas, una de las partes contendientes ha de ser obligada a abandonar sus pretensiones o su oposición.

Este régimen se modificó cuando surgió la fuerza del derecho, cuando se pasó a reconocer que la fuerza de un individuo puede ser compensada por la asociación de varios más débiles. La unión hace la fuerza. La violencia es vencida por la unión; el poderío de los unidos representa ahora el derecho. El derecho no es sino el poderío de una comunidad. Pero sigue siendo una fuerza dispuesta a dirigirse contra cualquiera que se le oponga; recurre a los mismos medios y persigue los mismos fines. La diferencia es que ya no es el poderío de un individuo el que se impone sino el de un grupo de individuos. Pero era preciso que la comunidad fuera conservada de manera permanente y duradera. Debe organizarse, crear preceptos que prevengan las temidas insubordinaciones; debe designar organismos que vigilen el cumplimiento de los preceptos. Cuando los miembros de un grupo humano reconocen esta unidad de intereses aparecen entre ellos vínculos afectivos, sentimientos gregarios que constituyen el verdadero fundamento de su poderío.

Sin embargo desde un principio la comunidad está formada por elementos de poderío dispar, por hombres y mujeres, por padres e hijos, por vencedores y vencidos que se convierten en amos y en esclavos. El derecho de la comunidad se torna entonces en expresión de la desigual distribución de poder entre sus miembros, las leyes serán hechas por y para los dominantes y concederán escasos derechos a los subyugados.

Desde entonces existe en la comunidad humana dos fuentes de conmoción del derecho y al mismo tiempo lo son de nuevas legislaciones.

Por un lado, algunos de los AMOS tratarán de eludir las restricciones de vigencia general, abandonarán el dominio del DERECHO para volver al dominio de la VIOLENCIA , por el otro lado, los oprimidos tenderán constantemente a procurarse mayor poderío y querrán que se progrese del derecho desigual al derecho igual para todos. Sin embargo aunque se llegue a este nivel de distribución del derecho, la clase dominante se negará a reconocer esta transformación y se llega a la supresión transitoria del derecho y a renovadas tentativas de violencia que, una vez transcurridas, se vuelve a un NUEVO ORDEN legal.

Las guerras no sirven para unir , pues los éxitos de la conquista no suelen ser duraderos, las nuevas unidades vuelven a desmembrase debido a la escasa coherencia de las partes unidas a la fuerza. Los conflictos interiores favorecieron aún más las decisiones violentas. Así, todos los esfuerzos bélicos sólo llevaron a que la Humanidad trocara numerosas y continuadas guerras pequeñas por conflagraciones menos frecuentes , pero tanto más DESVASTADORAS.

Educar a la masa no es el camino, la igualdad es una ilusión que los poderosos usan para dominar a los pueblos, la IGUALDAD ES UNA ARGUCIA DEL SISTEMA DE PODER , se trata de educar una capa superior de humanos dotarlos de pensamiento independiente , inaccesibles a la intimidación , que trabajen por la verdad , es decir la realidad y a los cuales corresponda la dirección de las masas que tienen sed de ser sometidas. Los dirigentes harán un ejercicio de poder, pues el poder sólo se mantiene a condición de no utilizarlo.

Los abusos de los poderes del ESTADO y la censura del pensamiento por la IGLESIA , no pueden favorecer esta educación.

Somos animales de horda, no funcionamos sin jefe, cuando no nos dirige un dirigente, nos dirige nuestra madre fálica o nuestro padre primordial, las ideas de la familia, que probablemente es de otro siglo, o bien las ideas de su barrio, ciudad o país, que probablemente ya no existe como tal.

Ninguna otra cosa, que la formación de la clase dirigente, podría llevar a una unidad tan completa y resistente de los humanos, aunque se renunciara a los lazos afectivos entre ellos.

Ni la identificación afectiva, ni la fuerza ante un enemigo exterior, son duraderos. Se trata de la formación de la clase dirigente. Hasta hoy la clase dirigente se forma en colegios norteamericanos o europeos, en colegios de la horda de occidente, y no sólo la clase dirigente occidental también la clase dirigente oriental. Tal vez por eso matan a los dirigentes y destruyen sus escuelas, cuando no han surgido dentro de su orden.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal