martes, 16 de diciembre de 2008

EL TRABAJO.....


Se ha llegado a creer que la persona que hacia ganar más dinero por minuto, a uno mismo o a otro, era debido al grado de inteligencia, por eso escuchamos hablar del último estafador como inteligente, en lugar de hablar de la avaricia de los demás que produce estafadores ingenuos, incluso estúpidos, como éste, puesto que sólo sabía el viejo truco de la pirámide, y no necesitaba muchos argumentos económicos para convencer a los que ya estaban convencidos de querer acaparar la máxima rentabilidad posible...sin trabajar.


Freud produjo un sujeto que nada tiene que ver con un individuo ni con alguna subjetividad, un sujeto que habla y por eso está estructurado como lenguaje, incluso es un sujeto efecto del significante. Este sujeto del inconsciente por efecto del lenguaje desplazó el centro psíquico de lo mágico de la conciencia al trabajo del inconsciente.

Estoy enamorada de algunos pensamientos y no conozco ni la desolación ni la tristeza que produce la traición a uno mismo, ningún misterio asolará mis decisiones porque sólo creo en el trabajo como condición de posibilidad. Mi ser siempre proviene de los pactos simbólicos, y el corazón de cualquier pacto es el trabajo.
Hablar, escribir, soñar, ...son verbos, son trabajo.

Freud nos enseñó que no empleamos el lenguaje sino que somos empleados por él, que no producimos el lenguaje sino que el lenguaje nos produce a nosotros.

Marx nos enseñó que no hay que confundir el trabajo y el trabajador, el trabajo hace al trabajador y no el trabajador al trabajo.

8 comentarios:

A las 18 de diciembre de 2008, 3:29 , Blogger Magdalena Salamanca ha dicho...

Para la sociedad actual, enterder el trabajo como lo expones, sería un gran adelanto, aunque no sé si la sociedad está preparada para tanta evolución. Quizá lo importante sea que cada uno, individualmente, trabajemos para el trabajo.

 
A las 18 de diciembre de 2008, 8:08 , Blogger Alejandra Menassa ha dicho...

La ambición desmedida por el dinero. Podríamos ambicionar el saber, la libertad de atarnos a algún pensamiento, pero no, ambicionamos el dinero por el dinero, que además, muchas veces, aquellos que se han enriquecido no saben ni qué hacer con él, y cuando pierden el dinero, se quedan sin vida (ya que antes tenían dinero, pero no tenían vida, ahora no tienen ni vida ni dinero). Menos mal que estamos bien amarrados a nuestros pactos y somos sostenidos por ellos.

 
A las 20 de diciembre de 2008, 5:34 , Blogger Clémence Loonis ha dicho...

"Este sujeto del inconsciente por efecto del lenguaje desplazó el centro psíquico de lo mágico de la conciencia al trabajo del inconsciente". ¡Qué frase! ¡Qué avance humano en un desplazamiento!

 
A las 21 de diciembre de 2008, 12:14 , Blogger Amelia D.C. ha dicho...

Hola Magdalena, tu manera de decir llega a unos, mi manera de decir llega a otros. Sigamos diciendo. Gracias por leer.

 
A las 21 de diciembre de 2008, 12:18 , Blogger Amelia D.C. ha dicho...

Hola Alejandra, tus palabras hacen pensar. Tal vez sea cierto que lo que no se hace sin dinero tampoco se hace con él, y lo que no se hace con dinero tampoco se hace sin él. Estoy de acuerdo en que hay que pensar la vida desde otro lugar.
Gracias por leer

 
A las 21 de diciembre de 2008, 12:23 , Blogger Amelia D.C. ha dicho...

Hola Clemence, tu manera de condensar en una frase un pensamiento, tu manera de elegir, hace brillar el trabajo.
Gracias por leer.

 
A las 22 de diciembre de 2008, 10:38 , Blogger Helena Trujillo ha dicho...

A veces parece que el dinero lo es todo y es capaz uno de alterar hasta la razón, pierde toda inteligencia, si la tenía, sobre la política, lo social, el amor, todo por dinero. Y si lo consigue, luego se da de bruces porque lo que no consiguió sin dinero tampoco lo conseguirá con él. Tener o no tener no es la cuestión, sino es lo que uno hace con lo que tiene.
Gracias por la reflexión. Tenemos que educarnos en lo sexual, en lo político y en lo económico.

 
A las 27 de diciembre de 2008, 1:19 , Blogger Amelia D.C. ha dicho...

Hola Helena, gracias por tu manera de reflexionar. Producir más dinero del que se necesita pone en juego el deseo y a veces o casi siempre lo que verdaderamente tememos es a nuestro desear.
¡Será un desear humano!
Gracias por leer

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal